Los denunciantes afirman que no es la primera vez que son víctimas, de la extorsión y la matraca.


Los supuestos funcionarios pertenecen al CICPC y aparece a cualquier hora buscando su coima en dólares.

La última incursión se produjo este jueves siete de abril en horas del mediodía.

El llamado lo hacen los comerciantes, a la fiscalia del ministerio público, a la defensoria del pueblo, a los jefes policiales, a las autoridades civiles y al propio gobernador.

Afirman que además de la inseguridad que representan los grupos delictivos, ahora tienen que enfrentarse a la matraca, extorsión y acoso de estos supuestos, policías bandoleros.

Fuente: https://adelanteinforme.com/