Habría actuado de manera directa contra José Rafael Terán, hijo del conocido empresario y dirigente político Julián Terán, contra quien profirió supuestamente amenazas de muerte y le apuntó en el pecho con una pistola, según denuncia formulada ante el CICPC 

En horas de la noche del pasado jueves 14 pasado, se registró un percance violento en el establecimiento de comida rápida conocido como “Mega-Perro” en las adyacencias de la Plaza Coromoto de Guanare, capital de Portuguesa, teniendo como protagonistas a un agente de la Policía de Portuguesa, identificado para el caso como Keivin  Daniel Villamizar, y José Rafael Terán, hijo del conocido hombre de negocios de las bicicletas, motos y carros en esta región, Julián Terán, cuyo hecho fue denunciado ante las autoridades del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), por parte del segundo de los mencionados, ya que alega hubo abuso de autoridad y amenazas de muerte de parte del funcionario policial hacia su persona.

De acuerdo a la versión de José Rafael Terán, cerca de las nueve y media de la noche de ese día jueves 14, se acercó hasta el citado establecimiento de comida rápida, y en un momento determinado un individuo,  en aparente estado de ebriedad, comenzó a dirigirse hacia él con palabras ofensivas, al mismo tiempo que esgrimía un arma de fuego y lo apuntó en el pecho maldiciendo y diciendo que le tenía ganas a los Terán. Afirma que se trataba del funcionario policial Keivin  Daniel Villamizar pero vestido de civil, quien la habría dicho en varias ocasiones que podía llamar “a la corte celestial” si quería, porque él era la autoridad. 

La narrativa para la versión periodística del medio digital  primiciaportuguesa.com y el Informativo Universal refleja además que José Rafael Terán al ver su integridad física en riesgo, solicitó, vía denuncia telefónica, la intervención de la Policía Judicial, haciéndose presente en el sitio una comisión de funcionarios de este organismo, como también se presentaron agentes de la Policía Estadal, procediendo a incautarle el arma de fuego a Keivin  Daniel Villamizar, pero posteriormente y tras unas cortas deliberaciones se la regresaron, pese al estado en que se encontraba éste.

Igualmente dice José Rafael Terán que una mujer que acompañaba a Keivin  Daniel Villamizar, en un momento determinado se le vino encima y lo abofeteó, como procurando provocarlo para que arremetiera contra ella, pero él se mantuvo en calma y en virtud de que la situación se tornaba más delicada, se presentó ante la Delegación del CICPC donde consignó y reiteró lo descrito vía telefonía móvil, esperando se proceda en consecuencia ante los entes judiciales competentes la investigación de los hechos tal como sucedieron y narró, ya que cree que este tipo de funcionarios hacen un daño inmenso a la institución policial portugueseña, que diga y al gobierno de Primitivo Cedeño, que ha venido demostrando querer deslastrarse de los viejos vicios enquistados en los organismos de seguridad.

 Elías Díaz / eliasdiaz20019@gmail.com