El cargamento de crudo y condensados que recibe Venezuela de Irán se habría agotado, lo que mermó a 110 mil barriles la producción del carburante.

El secretario general de la Federación de Trabajadores del Petróleo y Gas (Futpv), Iván Freites, aseguró a La Prensa de Lara, que el cargamento de crudo y condensados que recibe Venezuela de su aliado Irán se agotó, y por lo tanto la producción de gasolina pasó de 140 mil barriles diarios a 110 mil barriles diarios; situación que mantiene una escasez de combustible integral en el país.

Durante las últimas semanas se han registrado largas colas de vehículos en las estaciones de servicio en Maracaibo y en algunos estados, como en el caso de Lara, donde los municipios Iribarren y Palavecino, han visto incrementar las filas desde el pasado 10 de agosto.

Pero a 110 mil barriles diarios hay que descontarle un 50% de cuota que el chavismo le envía a Cuba, y un 40% que controlan militares y funcionarios. A la población le llega únicamente el 10% de la gasolina que se está produciendo entre las refinerías Amuay, Cardón del Complejo Refinador de Paraguaná (CRP), y la refinería de Puerto La Cruz”, expresó Freites.

El trabajador petrolero sostiene que la demanda nacional de combustible oscila los 120 mil barriles por día. “Ahorita no hay números oficiales sobre el consumo real, ha habido una migración de 6.2 millones de venezolanos y se estima que por esa razón hay un millón de vehículos menos circulando en Venezuela”.

Explicó que en los últimos meses el país tuvo una distribución de gasolina regular, porque las refinerías venezolanas comenzaron a procesar crudo iraní en Cardón de 29 y 30 grados API. Es un tipo de crudo que tiene mucha gasolina. “La producción de Venezuela depende ahora de lo que decida Irán, este país decidió cortar la distribución en Cardón e inmediatamente comenzaron a registrarse colas por gasolina no solamente en Lara, sino en todo el país”, alegó.