Una protesta pacífica fue protagonizada por algunos trabajadores del Central Azucarero Venezuela empresa expropiada por el Gobierno Nacional, ubicada en la parroquia El Batey municipio Sucre del estado Zulia, entregaron un documento al representante del PSUV en la entidad Gulibert Antúnez con el propósito de elevar un pliego de solicitudes en cuanto a incumplimientos de pagos entre otros beneficios que según indicaron les adeuda la Corporación Venezolana de Azúcar.


Jefferson Solarte, Presidente del Sindicato de Trabajadores del Central Venezuela «nos deben diferencia de vacaciones, utilidades, cesta tickets, pasivos laborales, intereses de prestaciones sociales(…) El Central Venezuela tiene un cierre técnico y antes que lleguemos a un cierre definitivo pedimos la intervención del ministerio del trabajo, de la Vicepresidencia y la Presidencia de la República y le hacemos un llamado de atención a la camarada Jackeline Faria, ya que este año está en peligro la zafra de la empresa» indicó el vocero.

Por otro lado Jhon Peña representante del CPTT indicó «no queremos a CVA porque destruyeron 5 mil hectáreas de caña, que las teníamos cultivadas; desde hace más de 8 años no le invierten a la empresa, acabaron con la Agrícola Torondoy(…) antes producimos 350 mil toneladas casi 20 mil toneladas de azúcar crudo». Peña señaló que pese a las múltiples visitas a la capital Venezolana para plantear la situación de la empresa, aún no tienen respuesta «tenemos un año visitando Caracas, fuimos al Ministerio de Finanzas, Industrias, y hasta Miraflores y aún nadie nos ha prestado atención (…) De no tener respuesta en 72 nos vendremos de manera indefinida a tomar el puente sobre el río Torondoy» indicó el trabajador.

Asímismo Rubén Moreno, electricista de la empresa azucarera, denunció que existen trabajadores que cobran de 30 a 40 Bolívares semanalmente los cuales no son suficientes con respecto a la situación económica «desde el año pasado la CVA nos adeuda casi mil dólares por trabajador(…) además queremos señalar que la caña que tenemos sembrada aquí, se la quieren llevar a procesar en otro central sin ningún tipo de acuerdo» informó el trabajador.

Nayive Molina Camarillo.