La Fiscalía de Colombia identificó a tres presuntos implicados en la organización, se les imputó los delitos de falsificación de moneda nacional o extranjera, tráfico de moneda falsificada y concierto para delinquir. Durante el procedimiento fueron hallados 476.670 dólares falsos; cerca de cinco millones de pesos y 530 láminas listas para ser impresas

La Fiscalía de Colombia identificó y judicializó a tres presuntos articuladores de una red dedicada a la falsificación y comercialización de su moneda nacional y algunas divisas en La Guajira, zona de frontera con Venezuela.

Durante las diligencias de captura de estas personas, unidades del CTI de la Fiscalía detectaron en Maicao (La Guajira), un inmueble en el que funcionaba un centro ilegal de elaboración a gran escala de dólares y pesos colombianos.

La Fiscalía colombiana informó que en el lugar fueron encontrados una imprenta industrial, impresoras, tintas, una máquina tarjetera, negativos y plantillas para fabricar billetes de diferentes denominaciones, según reseña El Tiempo.

Adicionalmente, fueron hallados 476.670 dólares falsos; cerca de 5 millones de pesos y 530 láminas listas para ser impresas.

Las divisas falsificadas, al parecer, eran enviadas en encomiendas o a través de los denominados “correos humanos” a Venezuela y Panamá. En estos países diversos enlaces de la organización delictiva las ingresaban al sistema financiero.

Uno de los capturados es José Alfonso Díaz Aguilar, quien según las autoridades es el presunto cabecilla de la estructura delincuencial, encargado de contactar a los enlaces que movían las divisas.

Además, la investigación estableció que Díaz Aguilar habría adquirido en varias oportunidades bolívares para darles apariencia de legalidad y utilizarlos en transacciones financieras.

Otro detenido es Greyser Deivis Socarrás Rivera, quien tendría a su cargo la impresión de los billetes y su modificación para que parecieran auténticos. Asimismo fue detenido Marco Tulio Pérez Charris, supuesto responsable de ‘maquillar’ los billetes, acudiendo a tinturas y técnicas artesanales para resaltar logos, símbolos y sellos de seguridad.

Una fiscal de la dirección especializada contra las organizaciones criminales imputó a estos tres hombres los delitos de falsificación de moneda nacional o extranjera, tráfico de moneda falsificada y concierto para delinquir.