“Sí pagaría pero que cumplan con un buen suministro”, “Si funcionaran pagaría pero el problema es que no sirve ninguno”, “El problema no es pagar, es que el servicio sea de calidad”, opinó la colectividad

El hecho de retomar el pago de los servicios públicos en Maracaibo ha causado gran impacto en la ciudadanía. La cancelación de los tributos es considerada positiva para muchos pero otros tantos no están de acuerdo.

Así lo constató el equipo reporteril de Versión Final en un recorrido realizado por el Casco Central de la capital zuliana y en una encuesta realizada en la red social Instagram. Opiniones ambivalentes salieron a relucir.

Un 50 % de los marabinos entrevistados aseguró que sí pagaría los servicios, como electricidad, agua, aseo y gas, “siempre y cuando funcionen”; un 30 % afirmó que cancelaría para la recuperación de la ciudad; y el otro 20 % se negó rotundamente.

No hay agua a diario o simplemente seguimos en racionamiento eléctrico”, comentó un ciudadano. “¿Cuáles servicios, dónde están esos servicios? Si los proporcionan, que los cobren, pero mientras tanto no pagaré”, secundó una citadina, cuya opinión fue la misma que la de una decena de personas.

“Es un debate entre suplir tus necesidades básicas o pagar los servicios”, fue otra de las posturas. “No alcanza el sueldo para comer, menos para pagar”.

“Imposible estar de acuerdo con el pago de los servicios”, dijo firmemente otra marabina.

Por otra parte, la mayoría de los habitantes de la ciudad no se mostraron reacios a pagar pero lo condicionaron con un óptimo funcionamiento de los servicios municipales.

“Sí pagaría pero que cumplan con un buen suministro”, “Si funcionaran pagaría pero el problema es que no sirve ninguno”, “El problema no es pagar, es que el servicio sea de calidad”, fueron algunas de las respuestas.

Mientras que otro pequeño porcentaje indicó que cancelaría porque “de eso se mantiene linda nuestra ciudad”.

Sí, por supuesto que pagaría, eso serviría para una mejor calidad de los servicios”, precisó un marabino.

Una comerciante consultada en el Centro expresó que “deberíamos cancelar el agua, la electricidad, para que valoremos más. Cuando hay cortes la gente se queja pero no les gusta cancelar. Cancelando habría mantenimiento a las cosas”.

Una opinión que complementó otro ciudadano. “Tenemos que pagar los servicios para poder arreglar las carreteras, todo lo que hace falta, más que todo la electricidad. Y que sea económico. Que sea como antes, que pagábamos y no teníamos ese problema”, manifestó.

Cobro del gas y del aseo urbano

Desde el pasado 1 de agosto, entró en vigencia la Ordenanza del cobro de tasas de aseo urbano y gas. Las tasas quedaron fijadas entre 12 dólares y 1 dólar para el aseo urbano (de zona A hasta la D), y 8 dólares 1 dólar para el gas, de acuerdo con el espacio geográfico tras un estudio realizado con el Sedemat y el Sagas.

El gas será cancelado en las zonas donde efectivamente ya está la red de gas doméstico en funcionamiento.

El cobro de ambos servicios está dividido para residencias, condominios y comercios, aparte sectorizado por parroquias, para así manejar una data de cuánto se puede cobrar según la zona.