El futbolista Robert Peric-Komsic, de 23 años, decidió poner en pausa su carrera como jugador del HNK Cibalia Vinkovci, de la Segunda División de Croacia, para salvar la vida de su madre, pues ella necesitaba un donante de hígado.

Su mamá, Ljljana, no había podido conseguir un donante compatible, ya que los órganos no eran aceptados por su cuerpo, por lo que su hijo decidió tomar cartas en el asunto.

“Su vida corría peligro, su estómago se estaba llenando de agua y era cuestión de días. En el momento en que supe que todas las demás opciones estaban agotadas, empaqué mis cosas y volé a Estambul. Todo lo demás era menos importante o completamente sin importancia”, declaró Peric-Komsic para medios locales.

El deportista puso una pausa en su carrera y se sometió a una cirugía en la que le extirparon el 70% del hígado. No obstante, la intervención quirúrgica no le garantizaba volver a jugar fútbol, pero eso no le importaba a Robert.

“Tenía una imagen completamente clara del riesgo, pero el fútbol era lo que menos me importaba en ese momento», añadió.

La operación fue un éxito y, tras cuatros meses y medio después, Ljljana volvió a nacer y el hígado de Robert ya se regeneró por completo. Las buenas noticias no se detuvieron ahí, puesto que podrá regresar a las canchas, por lo que ya entrena con su equipo.

“Todo salió genial. Tanto la cirugía como la recuperación. Gracias a Dios, ambos estamos bien ahora, estoy a punto de regresar al campo y mi madre finalmente consiguió una nueva vida después de 13 años de dura lucha”, expresó el futbolista.

NAM/ElTubazo