Carlos Henrique Casemiro se despidió del Real Madrid en un emotivo acto celebrado en la ciudad deportiva de Valdebebas que pocos quisieron perderse. Como los grandes, rodeado de los 18 títulos que ha ganado en esta etapa como futbolista del conjunto blanco y con la presencia de personalidades como Florentino Pérez, Carlo Ancelotti o Raúl, el brasileño dio un discurso plagado de agradecimientos y de lágrimas.

El mediocentro –uno de los mejores, si no el mejor que ha vestido la elástica madridista– abandona el Real Madrid, al que llegó el 2013 procedente del Sao Paulo. Ganó una Champions y se marchó un año de Erasmus a Oporto. Regresó, se hizo indiscutible en el once y se convirtió en uno de los líderes de la plantilla. Ahora, nueve años después de su fichaje, se marcha a cambio de 72 millones de euros al Manchester United. Lo hace con otras cuatro Copas de Europa más en su palmarés y dejando un gran legado, entre ellos la CMK, el mejor centro del campo de la historia.

Nada más subir al escenario, Casemiro comenzó a llorar. Después, trató de recomponerse, para analizar todo lo sucedido desde sus comienzos: «No me gusta tener protagonismo. Intentaré hablar con mucho corazón. Cuando mi mujer y yo llegamos aquí no conocíamos a nadie. Íbamos a un país nuevo, a un club donde no nos conocían y aquí hemos construido nuestra vida, nuestra familia. Tenía toda la ilusión de venir y jugar en el Real Madrid. Cuando salí de Sao Paulo tenía claro que iba a jugar en el Madrid, pero antes tenía el reto de jugar en el Castilla y llegué por la puerta grande. Fue una ilusión muy grande. Aprendí los valores del club en la cantera. El futuro de este club es la cantera».

También hablo acerca de todos los éxitos cosechados en el conjunto blanco. «He ganado muchos títulos y creo que el más grande fue cuando salgo para entrenar. Al final, los 90 minutos son trabajo de lo que se hace en Valdebebas. He ganado títulos con la ayuda de mi madre, de mis hermanos, de mi mujer, mis hijos, mi familia, del club, del presidente…».

Llegó el momento de los agradecimientos y tuvo unas palabras que emocionaron tanto a Florentino Pérez como a Carlo Ancelotti. Ninguno de los dos pudo contener las lágrimas ante la dedicatoria de Casemiro, que también se acordó de los otros dos integrantes de ese centro del campo para la historia: «Estoy eternamente agradecido al presidente. También a ti, Carlo. Gracias a la junta directiva, los entrenadores, los compañeros. Sería imposible, porque el fútbol se juega con 25. De mis compañeros no voy a olvidar a dos: Luka Modric y Toni Kroos. Con ellos hemos ganado muchas cosas y he disfrutado mucho».

Por último, se despidió del club de su vida, afirmando que, allá donde vaya, será un madridista más: «Muchas gracias al club que me formó como persona y jugador. Muchas gracias a la afición, con noches mágicas como en la última Champions. La historia vivida es increíble. Gracias al club, porque aquí el club siempre forma jugadores, siempre tiene a los mejores y seguirá ganando. Es la identidad del club y de la ciudad. Un día volveré a demostrar el cariño y seguiré apoyando a este club. Todo lo que he aprendido aquí me va a servir para el Manchester United. Presidente, muchas gracias, contigo este club tiene un gran futuro y seguirá ganando. Muchas gracias y… ¡Hala Madrid!»

POR: OK DIARIO

FOTOS: FC REAL MADRID

Tu opinión es importante para nosotros, déjanos tu comentario y síguenos en   InstagramTwitterFacebook recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.